QUEREMOS SER FELGUERINOS

La camioneta  con altavoces, se acercó al Barrio San Antonio. Un joven fuerte y decidido subía a la “caja”. Tomó el micrófono y empezó a vocear, con voz firme y agradable:

¡Atención ciudadanos!… ¡Atención felguerinos! Ha llegado el momento de que tomemos decisiones importantes.  Tan importantes como la supervivencia de un pueblo. Un pueblo que viene decayendo desde que la bandera de su identidad empezó a arriarse allá por los años sesenta, cuando los colores rojo y blanco que siempre identificaron a este pueblo fueron sustituidos caciquilmente por los blaugranas, iniciándose una actitud conformista que nos ha traído de suceso en suceso hasta el último en que una decisión municipal, basada en un acuerdo del desaparecido Movimiento Nacional, nos relegó de pueblo a distrito.

¡Atención ciudadanos! Tomemos decisiones.
La primera saber si somos felguerinos.
Porque no se es felguerino por nacer en La Felguera, no.
Porque no se es felguerino por vivir en La Felguera, no.
Se es felguerino PORQUE  SE  QUIERE ser felguerino.
Meditemos, ciudadanos. ¿Queremos ser felguerino?

El mismo se contestó con voz fuerte y convincente:

SÍ, QUEREMOS  SER  FELGUERINOS.
Repetid, repetid conmigo. Les animó.
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS

A la segunda repetición, desde los balcones y aceras empezaron a acompañarle en la afirmación.

Porque amamos la libertad y el trabajo…
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS.
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS.

Más y más gente se asomó a las ventanas y balcones. Y todos gritaban con él:

Porque amamos la justicia y el progreso…
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS

Ya todos repetían entusiasmados. Nadie dudaba. Todos afirmaban. La arenga continuaba:

Nuestros  jóvenes  estudiarán. Sí, estudiarán
Nuestros  jóvenes  se  formarán. Sí,  se formarán
Nuestro jóvenes serán trabajadores del intelecto y del oficio.
Como antaño. Los mejores. Volverán a serlo: Porque quieren.

QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS

El coro era unánime. El entusiasta estribillo también.

Volveremos nuestras miradas
Daremos nuestros esfuerzos…
a todas las asociaciones y Sociedades de La Felguera.
Las potenciaremos y ellas serán soporte del resurgir.
Lo conseguiremos, Sí, Porque…
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS

La gente repitiendo se acercaba a la camioneta. A una sola voz.

Vamos a crear. Vamos a construir.
Que se vayan los vagos.
Que se vayan los descontentos.
Que se queden los entusiastas.
Y también los ilusos.
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS

La convicción del estribillo era emocionante. Ya algún mayor lloraba de emoción. Cientos de personas rodeaban la camioneta.

Que se vaya la intransigencia.
Que se quede el diálogo.
Que se vaya la comodidad.
Que se quede el esfuerzo.
Que se vaya la pedantería.
Que se quede la camaradería.

Ya la gente se adelantaba a corear entusiasmada:

QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS

Sonaba a gloria. Era un clamor.  Un convencimiento.  Un deseo.

Que el silencio se corte.
Que aúllen las sirenas.
Que nos ensordezcan los caldereros.
Que los ríos huelan a naftalina.
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS

Los enfermos se levantaban hasta las ventanas y también coreban:
QUEREMOS SER FELGUERINOS
QUEREMOS SER FELGUERINOS

Y los deseos continuaban manando de aquél visionario.

Que la manga riegue el parque.
Que los “baberos” enseñen
Que los jóvenes compitan
Que los mayores no cejen
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS

Aleluya hermanos.
Volveremos a ser un pueblo. Un gran pueblo.

Cuando te encuentres con un amigo, salúdale…
con nuestro grito de hermandad, con nuestro grito de identidad.
A partir de hoy ¿Cuál va a ser nuestro saludo?

Sí, hermanos, el único posible:
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS

Y seguido de mucha gente, el joven predicador fue de barrio en barrio rompiendo el letargo y despertando la ilusión.

Lo triste fue que el autor de esta crónica …se despertó. Pero decidió contarlo porque puede convertirse en realidad si con el predicador afirmamos:

QUEREMOS  SER  FELGUERINOS
QUEREMOS  SER  FELGUERINOS

 

Yo me apunto.

bandera_v3_azul_claro

BANDERA DE LA FELGUERA

Comentarios cerrados

Web realizada por Ticmedia.es